19/02/2019

Investoland, la nueva plataforma de inversiones con criptomoneda propia y contratos inteligentes

Con el objetivo de brindar a sus inversores mayor seguridad y eficiencia, el sitio de inversiones SeSocio anunció que migrará sus operaciones a la red Investoland donde sus proyectos estarán regidos por “contratos inteligentes” con tecnología blockchain y a través de la moneda nativa Inve Coin.

La criptomoneda saldrá a venta pública el 26 de mayo y se venderá a un dólar; a partir de allí su cotización subirá hasta el 7 de junio. Si la oferta inicial (ICO) es un éxito, la empresa espera que el precio oscile cercano a los u$s 2,50, dinero que luego se podrá invertir en cualquiera de los proyectos en marcha. Para conocer un poco más sobre este nuevo modelo de negocios, ambito.com dialogó con el fundador y CEO de la compañía, Guido Quaranta. 

Además, continuando con el roadshow que comenzó en Asia, Quaranta presentó la plataforma y la moneda nativa en Reino Unido, durante la London Blockchain Week, que reúne a los actores más importantes del segmento de nuevas inversiones a nivel global. Con casa matriz en EEUU, señaló que la empresa montará en la capital británica la estructura fiduciaria para los contractos internacionales y será “el hub desde el que atenderemos a los clientes de todo el mundo”. 

Periodista: ¿Qué es Investoland?

Guido Quaranta: Una red de inversiones descentralizada basada en contratos inteligentes de blockchain. Estamos migrando nuestras operaciones de SeSocio a blockchain para dar a nuestros inversores mayor seguridad y eficiencia. Así podremos además internacionalizar los proyectos muy fácilmente: cualquiera podrá invertir y ser fondeado de manera global, sin tener en cuenta las fronteras.

P.: ¿Cuál es el cambio para los usuarios de SeSocio?

G.Q.: Investoland es una tecnología y SeSocio será el primer usuario de esta tecnología. Correrá por detrás de SeSocio, que hasta ahora opera bajo una modalidad antigua como casi todas las empresas del mundo. Blockchain no es más que un sistema de registro inviolable y SeSocio usará este sistema para que sea imposible manipular las operaciones.

P.: ¿Notarán alguna diferencia?

G.Q.: Para el usuario que no entienda o no le interese el mundo blockchain seguirá siendo igual que siempre. Pero el que entiende sabe que tendrá mucha más seguridad y además tendrá la propiedad física de los tokens de sus proyectos; los inversores podrán descargarse un token de un camión, de una casa o de una vending machine y guardarlos en un monedero de criptomonedas como caja de seguridad, desde donde cobrarán el retorno o la revalorización futura que produzcan. Es un upgrade de la plataforma actual. Y un detalle: cualquier empresa que quiera apoyar sus interacciones financieras con smart contracts sobre Investoland podrá hacerlo.

P.: ¿Cómo funciona Inve Coin?

G.Q.: Es el combustible que mueve la máquina. Además nos permite tener una red social en la que los clientes comenten sobre los distintos proyectos y los demás integrantes voten sus comentarios como positivos y negativos. Los mejores votados por la comunidad se llevarán incentivos económicos en Inve Coin.

P.: ¿Cuál es la ventaja del Protocolo de liquidez continua?

G.Q.: Tiene cierta complejidad, pero en resumen es lo que genera liquidez constante en la plataforma, con una punta vendedera y una compradora al mismo precio, que permite comprar y vender en cualquier momento. Esto hace que la Inve Coin tenga un valor piso que es todo el circulante, por lo que tendrá su valor atado a los activos tradeables en la red. En un mercado en el que sumamos activos por u$s 1 millón mensuales, el valor debería subir de la mano. Las Inve Coin se terminan de emitir el 7 de junio y nunca más se emitirán, así que cada vez que agreguemos casas, vending machines o camiones, su valor aumentará.

P.: ¿Hay riesgo de que se convierta en una herramienta de especulación?

G.Q.: Es distinta a otras criptomonedas meramente especulativas como bitcoin; subirá si está respaldado por los activos de la red. Y es menos volátil, sobre todo a la baja, porque no puede valer menos que los activos tradeables. Si en un momento la inversión baja, caerá el valor del proyecto pero se convertirá en una oportunidad de compra para un inversor avezado, quien volverá a hacer subir su precio. Al alza es distinto, no hay techo, porque a medida que vayamos creciendo las Inve Coin serán más demandadas para los proyectos y, por la disociación del agregado de demanda y la quita de oferta, valdrán más.

P.: ¿Cuántos proyectos tienen hoy en SeSocio?

G.Q.: Hoy son 85. Lo mejor es que, aunque puede pasar que se caiga una start up, la mayor parte de los activos seguirá creciendo y las empresas que se sumen irán agregando activos. Es un círculo virtuoso en el que los activos no pueden bajar de un piso y seguramente crezcan.

P.: ¿Hay alguna nueva regulación para el inversor argentino con la migración a blockchain?

G.Q.: No hay regulación que impacte, para invertir desde la Argentina es lo mismo que desde cualquier país, porque en el fondo lo que hacemos es utilizar una tecnología. La Inve Coin en sí misma no es una inversión, es el derecho a usar una red. En el futuro un token subirá de precio por la demanda, pero no porque tenga la promesa de un retorno. No es un security, es un utility que sirve para invertir en distintos proyectos.

P.: ¿Qué tipo de inversión te sorprendió más?

G.Q.: Los recitales fueron una locura. Subimos tres proyectos: uno lo financiamos en 45 minutos, el segundo en 28 y el tercero en 16. Un montón de gente se quedó afuera y nos mandaron mails para quejarse… qué mejor que se quejen porque el producto se agota. Ahora estamos en tratativas con una de las compañías más grande para financiar el show de una banda muy importante en un estadio. Los recitales tienen un rendimiento alto. Y para los artistas es una ventaja, porque en lugar de hacer un show pueden hacer tres, vender un tercio de cada show en SeSocio y crecer más rápido.

P.: ¿Qué monto de inversión proyectan?

G.Q.: Para fin de año deberíamos estar con una cartera de activos tradeables en la red de u$s 120 millones.

*Podés leer el artículo original aquí: Nota de Prensa



*S.E.U.O.