06/03/2019

Forbes: Un supermercado de inversiones

Sesocio conecta inversores con emprendimientos que prometen rentabilidad de doble dígito en dólares. Un marketplace por el que ya circulan US$ 12 millones y pronto emitirá su propia criptomoneda.

Estaba en el gimnasio y me volví corriendo a casa porque tenía que escribir la idea, dice Guido Quaranta sobre la creación de sesocio.com, la primera góndola de inversiones argentina, donde con mínimo capital cualquiera puede invertir en “alternativas no bursátiles, sin burocracia ni comisiones y en el plano internacional”.  

Guido Quaranta, cofounder de sesocio, la plataforma que conecta inversores con emprendedores.

“Algunas ideas similares a las que yo tenía no solo habían sido llevadas a cabo sino que eran exitosas”, dice Guido sobre su epifanía. “Y pensé que al menos me hubiera gustado invertir en esos emprendimientos en los que creía, con una parte de mi sueldo mientras era empleado”. Camiones, casas en Detroit, vending machines, ATM, parcelas de storage, criptomonedas, incluso conciertos (una inversión atada a la venta de butacas que recaudó US$ 55.000 en 16 minutos y prometía, con soldout, hasta 60% en 5 meses).  

Los proyectos se presentan bajo un modelo de crowdfunding y la rentabilidad es muy atractiva: el promedio en 2018 fue de casi 15% en dólares. “Juntamos los primeros US$ 150.000 para nosotros, con una valuación de US$ 1.5 millones”, cuenta Quaranta, 38 años, licenciado en Administración de la UBA, con una década trabajando en bancos y algunos años como gerente de planeamiento financiero en Despegar. “Con esa plata teníamos que vivir 18 meses. Éramos dos, Gastón Krasny y yo. Contratamos a un ejecutivo de cuentas al teléfono y a una diseñadora. Y arrancamos. A las dos semanas, ya habíamos juntado US$ 140.000 para fondear un camión y una casa en Detroit. Ahí nos dimos cuenta de que el negocio andaba. Y se empezó a acercar gente, para invertir en los demás proyectos y en sesocio también”. 

Hasta el momento llevan 87 proyectos publicados con 5.000 inversores activos, con alrededor de US$ 2.500 invertidos en 16 proyectos distintos en promedio. En total, en sesocio circulan US$ 12 millones, entre los proyectos y la plataforma de trading, donde cotizan los proyectos tokenizados.

El próximo paso, “y lo que hace que todo lo que hicimos hasta acá pase a segundo plano”, es Investoland, una red de inversiones descentralizada sobre smartcontracts de blockchain. Su combustible es la criptomoneda Invecoin, un utility token que ya se (pre)vende en sesocio y tendrá una ICO entre el 26 de mayo y el 7 de junio. A partir de entonces, todas las transacciones de sesocio estarán puestas sobre esa red inmanipulable. Y el valor de los activos tradeables será el piso del market cap de Invecoin gracias a su “Protocolo de Liquidez Continua” por el que la cripto no solo está atada al dólar y a la economía real, sino que habilita la liquidez infinita de los proyectos. Sesocio apuesta fuerte por su crecimiento. Y va por el buen camino.   

*Podés leer el artículo original aquí: Nota Forbes



*S.E.U.O.